Ebook

1 sept. 2011

La mejor manera

 Hubo una vez un rey que, preocupado por sus constantes pesadillas en las que veía a su ejercito derrotado y su reino destruído, mandó a traer a dos de los adivinos más famosos de la región y les preguntó el significado de sus horribles pesadillas.
-Significa, mi Señor -dijo el primer adivino, que tenía fama de ser sinceramente cruel-, que serás traicionado y asesinado por quien menos esperas y tu nombre no será recordado jamás por tu pueblo; después de tu muerte saldrá un rey que será amado por todos debido a su justicia y sabiduría. Y esto pasará muy pronto.
 Enfurecido, el rey mandó a matar al primer adivino.
-Tú -señaló al otro-, qué crees que significa mi sueño?
-Mi señor, no debes de preocuparte pues tu descendencia será honrosa y muy amada por su pueblo; las cosas sucederán como estaban previstas en la ley del destino y todo aquello que fue malo será olvidado para siempre. Y la corona que llevas en la cabeza será la más admirada y amada por todos quienes conozcan este reino. Y esto, mi señor, pasará mu pronto.
 Sorprendido y complacido, el rey ordenó que al adivino se le diera todo lo que pidiera, pues sus palabras lo habían tranquilizado.
 Unos cuantos días después, el rey fue asesinado por su esposa, cansada de los abusos de éste, y su hijo tomó posesión del trono y se convirtió en el rey más querido por todos.
 Ambos adivinos tuvieron la razón, la diferencia entre los dos fue que el segundo eligió mejor las palabras para decir su interpretación. Cuantas veces nosotros no cometemos el error de decir nuestras verdades con palabras equivocadas, y lo único que conseguimos es herir a los que amamos y ponerlos en nuestra contra al darles una impresión equivocada; y lo que es peor, no somos capaces de reconocer que nos equivocamos... sino hasta que es demasiado tarde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...