Ebook

7 mar. 2012

Le pedi a Dios…





Le pedí a Dios que me quitara el dolor, Dios me dijo que no. No me corresponde a mí quitártelo, sino a tí renunciar a él.

Le pedí a Dios que mi hijo deficiente físicamente fuese perfecto. Dios me dijo que no, su espíritu es perfecto y su cuerpo es apenas temporal.

Le pedí a Dios que me diera paciencia. Dios me dijo que no, la paciencia es producto de las tribulaciones y no se exige, se la gana... Se tiene que merecer.  

Le pedí a Dios que me diera felicidad. Dios me dijo que no Yo te doy bendiciones, la felicidad depende de ti.


Le pedí a Dios que me protegiera del  dolor. Dios me dijo que no, el sufrimiento te separa del mundo y te trae más cerca de mí.

Le pedí a Dios que hiciera crecer mi espíritu. Dios me dijo que no, Tienes que crecer sólo; más yo siempre estaré pendiente de ti y te podaré para que des fruto.

Le pedí a Dios todas las cosas para poder disfrutar de la vida, Dios me dijo que no, Yo te doy la vida para que puedas disfrutar de todas las cosas.

Le pedí a Dios que me ayudara a AMAR a otros, tanto como ÉL me ama a mí. Dios me dijo... Finalmente empiezas a entender la idea...

¡Ama a tu prójimo como a ti mismo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...