Ebook

10 sept. 2012

La Furia y la Tristeza



Cierto día, la Tristeza y la Furia llegaron hasta una pequeña laguna de aguas encantadas y se dispusieron a bañar, haciéndose mutua compañía.
Ambas se quitaron la vestimenta y, desnudas, entraron en la laguna.
La furia, apurada y de muy mal carácter, se bañó lo más rápido que pudo, y aún más rápido y sin darse cuenta (quizás por lo apurada) se puso la ropa de la tristeza, que fue la que primero encontró. Y así, vestida de Tristeza, la Furia se fue de allí.
Por su parte, la Tristeza, muy serena, muy tranquila, con mucha calma y sin ninguna prisa (o a lo mejor sin ninguna noción del paso del tiempo), siempre dispuesta a quedarse en el lugar en que se encuentra, terminó su baño. Al salir de la laguna se encontró con que su ropa no estaba.Y como la Tristeza lo menos que le gusta es quedar al desnudo, muy acongojada, no le quedó más remedio que ponerse la vestimenta de la Furia, que era quien, por error, se le había llevado su vestimenta.
Cuentan que desde entonces, muchas veces uno se encuentra con la Furia: ciega.cruel, terrible y enfadada; pero si nos damos tiempo de mirar bien, encontarmos que esa furia que vemos es solo un disfraz, y que detrás del disfraz de la Furia, en realidad está escondida la Tristeza…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...