Ebook

13 jun. 2013

Dios y el zapatero

Dios y el zapatero

Cierta vez,  Dios bajó a la tierra para ver a toda su creación y llegó hasta la casa de un zapatero, que vivía muy inconforme.

-He caminado mucho -le dijo Dios al zapatero-. Tengo mis pies maltratados y los zapatos muy maltrechos. ¿Puedes darme unos zapatos para mis pies? Pero no tengo con qué pagarte.

El zapatero miró a Dios y refunfuñó:

Ya estoy cansado que los demás me pidan cosas y no recibir nada a cambio. Yo también tengo necesidades, tengo sueños que no he podido realizar porque no tengo dinero.

Dios lo miró amablemente .

Yo puedo darte todo el dinero que quieres –dijo-. A cambio solo te pido que me des tus piernas.

El zapatero lo miró absorto.

No puedo darte mis piernas –gruñó-. Las necesito para caminar, para correr tras mis hijos por el campo… ¡Definitivamente mis piernas no!

-Entonces, a cambio dame tus brazos.

-¡Claro que no! ¿Y cómo voy a abrazar a mi esposa, a coger de las manos a mis hijos…? ¿Cómo voy a comer?

-¿Qué tal tus ojos?  -ahora Dios lo miro sonriente-. A cambio me darás tus ojos.

-¿Cómo podría darte mis ojos?  Con ellos veo todas las mañanas lo maravilloso que es el amanecer. Puedo percibir el dulce amor de mi esposa y lo hermosas que son las flores del campo. Ahora que lo pienso no me había dado cuenta de todo lo que tengo. Creo que solo te daré tus zapatos.

Dios lo miró complacido. Al fin el zapatero comprendió toda la riqueza que tenía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...