Ebook

8 jul. 2013

Una pesada carga

Dice una antigua leyenda que Dios primero creó aves sin alas. A su debido tiempo, Dios hizo alas y les dijo a las aves: Vengan, tomen estas cargas, y llévenlas con ustedes.
Al principio las aves vacilaron, pero pronto obedecieron. Intentaron levantar las alas con sus picos, pero eran demasiado pesadas. Luego intentaron tomarlas con sus garras, pero eran demasiados grandes. Por fin una de las aves logró levantar las alas sobre sus hombros donde era posible llevarlas.

Poco tiempo después, les comenzaron a crecer y pronto se habían pegado a sus cuerpos. Una de las aves comenzó a mover sus alas y se elevó por los aires. Muy pronto las demás siguieron su ejemplo. Lo que antes había sido una pesada carga, ahora se había convertido en el instrumento que les permitía ir a donde antes no podían, cumpliendo de estar manera el destino para el cual fueron creadas.

Toda situación a la que nos enfrentamos quizá al principio nos parecería que es una carga demasiado pesada. Una responsabilidad que creemos está más allá de nuestras capacidad no es más que la prueba fehaciente de que Dios confía en nosotros y no nos pedirá más de lo que sabe que podemos dar.


Recordemos la historia de las aves y tratemos de hacer nuestra situación un poco más llevadera dentro de lo posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...